“Es una maravilla respirar este aire, no sé cómo explicar la sensación de relajación que da y lo oxigenado que se sienten los pulmones. Cuando lo coloco en los dormitorios de mis hijos adolescentes, ese olor como ácido que tienen sus habitaciones, juro que es como a rosas ¡una delicia! ¡Ellos se lo pelean! Tendré que comprar otro.”

Andrea Peralta – Chile